CARTA A LA RADIO MUSICAL

Publicado 2 octubre, 2018 Por Catalina Bernal

Foto por: JuanK Díaz @DiazJuankphoto

Llevo varias semanas pensando qué quiero decir realmente en esta carta, sobre todo cómo decirlo y lograr expresar lo que pienso y siento con respecto a este tema sin “meterme en problemas”. La razón por la que lo pensé tanto, es porque las personas generalmente tratamos de evadir, evitar y pasar por el lado de las dificultades mientras las circunstancias lo permitan, si podemos ignorar lo que nos aflige, mucho mejor y lo digo porque me pasa en varios ámbitos de mi vida, pero en este, particularmente, me ha costado bastante desligarme y “no darle importancia” a algo que significa tanto para mí como la radio.

Seguramente de lo que hablaré, también pasa en otras empresas porque si lo hablamos administrativamente, la radio funciona como cualquier otro trabajo, unos corren con suerte de pertenecer a la nómina de la empresa, otros no cuentan con ese beneficio y son contratados por prestación de servicios, a unos les toca “prima”, a otros no, a unos les pagan las vacaciones, a otros no etc., etc.

Si han tenido la oportunidad de leer en este blog sobre cómo logré entrar a la radio, sabrán que no fue nada fácil, (si no lo han leído y tal vez les interesa, click aquí) lo que quiere decir que cuando logré mi primer trabajo en radio, me aferré a él, lo amé desde el primer día y me entregué 100% a mis funciones y responsabilidades en Radioacktiva. Tuve mucho miedo de fracasar, de exponerme a tantas personas, de no ser capaz de lograr empatía con los oyentes, sí, tuve mucho miedo de mil cosas, pero, aun así, lo hice y no fue nada fácil, pero durante casi cuatro años mi vida estuvo rodeada de mucha música, numerosas madrugadas y trasnochadas, muchos días de alegría, otros de tristeza, muchos días de satisfacción y varios sin mucho de eso.

Fue mi primer trabajo en radio y estoy agradecida con quienes lo hicieron posible, me enseñaron cómo hacerlo, cómo enfrentarlo y cómo mantener los pies en la tierra. Creo que fui afortunada al empezar mi vida radial en una emisora como Radioacktiva, que, en principio, cumplía con todas mis expectativas, había música, estaba ejerciendo lo que había estudiado (Locución y Producción De Medios Audiovisuales), hacía parte de eventos y conciertos increíbles, entre otras cosas que en su momento disfruté y me hicieron muy feliz.

En este oficio aprendí, un poco a las patadas, que aun cuando uno lo ame mucho, no hay que meterle tanto el corazón, porque uno lo hace y los demás no, a uno le duele la desigualdad, a otros no, uno lo ve como el sustento de su día a día, otros como una simple plataforma o trampolín en el que se exponen un tiempo y luego, buscan lograr algo “mejor”, que no está mal, son puntos de vista, maneras de ver la vida, el trabajo y el dinero.

Quiénes me conocen BIEN, saben que no ando por la vida sedienta de fama y dinero y aunque nací en los noventa y pertenezco a la estigmatizada generación “millenial”, me gusta trabajar, me gusta aportar, me esfuerzo siempre, cumplo con mis responsabilidades y objetivos y por esas y más razones, me gustaría que la labor del locutor musical se valorara, pero en serio. La radio musical no es un juego en el que te pagan por contar chistes improvisados a las seis de la mañana, en el que los temas salen de la nada, en el que simplemente te sientas, abres el micrófono y dices cualquier cosa, no, la radio musical también es importante, necesita de preparación, talento y disciplina y ahora, exige mil veces más que antes, porque si lo pensamos bien, ahora hay que ir a conquistar a los oyentes porque la tecnología, el internet y las plataformas digitales, se están llevando gran parte de la razón por la cual existe la radio, LOS OYENTES.

Si antes el reto era mezclar una canción y otra sólo con vinilos sin que se notara en lo más mínimo al aire, pues ahora el reto es otro, aprovechar al máximo que aún existe y no dejarla ir tan rápido. Personalmente creo que aún falta un tiempo considerable para que desaparezca y, por lo tanto, aún queda trabajo por hacer, muchas cosas por adaptar a estos tiempos, todavía hay oportunidad de evolucionar en diversos sentidos.

Quiero aprovechar esta carta, para compartir algunas cosas que me gustaría que cambiaran de la radio musical, hablo puntualmente de este lado de la radio, porque no he tenido la oportunidad aún de hacer radio hablada, por lo cual, desconozco un poco ese lado del terreno. Sé que llevo muy poco en este mundo radial y seguramente algunos pensarán que me falta mucho por vivir y conocer, seguramente sí, pero hay cosas que se pueden entender sin necesidad de llevar décadas. La intención no es hacerme la víctima ni aprovechar este espacio para “hablar mal” o cosas parecidas, la intención es hablar de situaciones que todos los que trabajamos en este medio conocemos, sabemos que suceden, pero de las cuales nadie es capaz de hablar abiertamente.

A continuación, nombraré algunas cosas que en mi humilde y tal vez insignificante opinión deberían cambiar en la radio musical:

– Considero que la profesión como tal está bastante desvalorizada, en varias ocasiones sentí que el trabajo que se hacía no era valorado, no estoy diciendo que todo el tiempo lo tienen que aplaudir a uno en público, pero si una empresa quiere progresar y lograr buenos resultados, en algún momento debe haber algo de motivación y creo que, por ese lado, la motivación brilla por su ausencia.

– Los objetivos deberían ser más claros y específicos, de esta manera, quienes conformen el equipo de trabajo, tendrían claro cuál es el camino a recorrer y que las decisiones que se tomaran, fueran realmente porque se conoce a profundidad el producto y no por experimentar a ciegas.

– Se debería trabajar más con la voz y menos con las uñas.

– Económicamente el trabajo podría ser bien remunerado, si se quiere ser el mejor, hay que contratar a los mejores y eso vale.

– Un aumento de sueldo no debería ser un tabú ni un tema irrisorio.

– Tener un equipo de trabajo con personal suficiente para cubrir todas las necesidades y cumplir con todas las tareas no tendría por qué ser una utopía.

– La juventud no debería ser un obstáculo para creer en alguien.

– Bajarle al individualismo y sumarle al trabajo en equipo sería un gran paso.

– Enfrentar las dificultades y buscar soluciones debería ser más importante que “darle manejo”, hacer como si nada y dejar que todo funcione a medias.

– Ojalá fuera más importante el talento, la responsabilidad y las habilidades en la radio, que unas redes sociales con millones de seguidores.

– Debería haber más conversación y menos especulación.

– Y, por último, pero no menos importante, la honestidad y la ética, deberían ser el punto de partida.

Lo sé, hay cosas que suenan como una utopía, todos quisiéramos que nuestros trabajos fueran perfectos, pero hay cosas bastante sencillas que podrían cambiar el rumbo de las cosas. Aún con todas sus falencias, para mí la radio sí es un trabajo serio, significa mi sustento, mi desarrollo como profesional, en resumidas palabras sí significa mucho, va mucho más allá de decir que uno la ama y le apasiona y gritarlo a los cuatro vientos, pero de nada sirve si las cosas medio funcionan. Es muy decepcionante querer dar lo mejor de uno como persona y profesional y que las circunstancias no lo permitan.

Siempre estaré agradecida con la empresa que me dio la oportunidad de hacer mi sueño realidad y también le estaré agradecida por hacer de mí, una persona realmente fuerte y sensata. Me encantaría regresar a la radio, hacer parte de nuevos proyectos, tal vez incursionar en otros medios de comunicación, así que, mi disposición y talento aún siguen intactos. Siento mucho ser de esas personas que no pueden dejar que las cosas pasen y ya, si les soy muy sincera, a mí sí me gustaría cambiar el mundo, a mí sí me gustaría que nos fuera bien a todos, a mí sí me parece importante hablar y decir las cosas, puede que cambien, como puede que no, pero querer lo mejor y soñar en grande no me lo quita nadie.

Gracias a la radio por tanto.

Cata B.

15 Comments

  • Juan 2 octubre, 2018 at 7:55 pm

    Hola. Pienso que hay muchas cosas en tu carta que vale la pena resaltar. Para mantener cierti orden, me referiré a ellas punto por punto:
    – Lo que acá señalas creo que no es algo exclusivo del mundo de los medios. Vivimos en una época en que la motivación debes traerla tú bajo el brazo, y que la empresa a la cual le prestas tus servicios se desentiende de ello. Si somos literales, en un contrato la empresa sólo se compromete a pagarte un salario, y eso es todo. Muy pocos empleadores se preocupan por el bienestar de sus empleados. Llevo oyéndote poco, pero pienso que nunca te he escuchado desmotivada, lo cual denota gran fortaleza de tu parte.
    – La comunicación y el trabajo en equipo siempre serán importantes. El diseño de los objetivos debe ser una política de la empresa, y la puesta en común de los mismos, de los jefes. Las ineficiencias aparecen si estos dos principios fallan.
    – Bueno… Creo que la intensidad de un trabajo debe ser circunstancial. Si sientes que te absorbe la vida (como me pasa a mí a veces) es que algo no funciona.
    – Las compañías estiman el valor de tu trabajo en una cantidad de dinero a pagarte y unas condiciones. Si sientes que lo que haces (y eso se conecta con el punto anterior) no corresponde con lo que recibes, tanto financiera como emocionalmente, siempre es bueno hablarlo con tu jefe antes de tomarlo alguna decisión apresurada. La relación con un jefe debe ser de doble vía: él te exige, pero te apoya.
    – Creo que ya está en el punto anterior.
    – Tristemente, el capital humano, visto desde un punto de vista organizacional, no pasa de ser un recurso, y conseguir uno que lo haga bien y barato (porque, créeme, esa es la premisa) es más difícil que pedirle al recurso ya existente que asuma esas responsabilidades. Ahí también se crean ineficiencias. Podrías operar un barco para 100 personas con 80, seguramente, pero tendrás problemas.
    – Se relaciona «juventud» con «falta de experiencia» y no con «posibilidades» o «potencial». Nuevamente, la empresa ve más rentable traer gente más experimentada que gastar tiempo y dinero en formar personas pensando en que puede no salir bien. De seguro sabes de qué hablo.
    – En un escenario ideal, no deberían haber esas variables que aportan ese «yo» en el esfuerzo grupal, pero, ¿sabes que no siempre es malo? Ese individualismo debería ser aprovechado por un buen líder y dirigirlo a una buena meta.
    – Nuevamente volvemos a las ineficiencias. Si una «dificultad» es abordada de tal manera que se estima no es una molestia para tener resultados decentes, una empresa no se desgasta en resolverla del todo. Si un barco tiene una fuga, por lo general se parcha sobre la marcha y no se le presta mucha más atención siempre y cuando el barco no se afecte. Otros se enfocarían en una solución permanente, pero esto no sucede frecuentemente.
    – Tristemente vivimos en una época en que la apariencia es lo que importa. Escuchamos una voz en la radio o vemos un rostro en la televisión sin saber que hay cientos de personas que se rompen el lomo para que todo funcione. Pero, como audiencia, sólo nos quedamos en el sonido que oímos, o en el recuadro que vemos, sin saber que fuera del foco hay mucho trabajo y esfuerzo. Como es entretenimiento, se vuelve un tema nimio y a nadie le interesa, ¿verdad?
    – Y, sí. Las personas honestas y éticas son excepcionalmente raras. Mucho más lo son las personas en quienes puedes realmente confiar.
    Creo que me excedí mucho (perdón) pero me parece un tema interesante y muy oportuno para tocar. Yo estudié periodismo, pero la vida me llevó por otro camino y no me arrepiento. Habiendo hecho mis pinitos en medios, quiero que sepas que las personas como tú son admirables, y sus esfuerzos son encomiables. Realmente espero que estas preocupaciones que expones acá te acompañen siempre en el sentido de que te va a mostrar cómo deben ser las cosas en lugat de cómo las cosas te necesitan a ti. Acuérdate de todo lo que hoy has escrito acá cada vez que un jefe te diga «lo perfecto es enemigo de lo bueno».
    Un abrazo.

    Reply
  • Mauricio arero 2 octubre, 2018 at 8:08 pm

    Una correcta apresiacion de la radio, leerte es algo limpio y unico, en lo personal hay programas como la clase radionica que parece de otro planeta, le ponen algo que mucha veces falta contenido, me hubiese gustado que muchos vieran el excelente trabajo que hiciste en radioacktiva, un abraso y te seguire leyendo

    Reply
  • Fabio Andŕés Betancur 2 octubre, 2018 at 8:17 pm

    Tus palabras crean una imagen en la que caminas por una tabla muy delgada. Es muy valioso lo que planteas, indudablemente hacer cosas a medias solo crean un estanque muy cómodo.

    Fabi.

    Reply
  • Cristian David Guillermo Reinales Cardenas 2 octubre, 2018 at 9:38 pm

    ME GUSTA MUCHO LEERTE!!!!
    no se si tal vez es porque me siento algo identificado cuando te leo, pero hay un dulce o un agrado especial en leerte, no dejes de crear contenido porfavor.
    Linda Noche :3

    Reply
  • Diego 3 octubre, 2018 at 12:15 am

    Esa sinceridad hace falta en el mundo. Para que la radio perdure , debe ser algo más que poner a sonar unos discos y unas Miles cuñas radiales (si hacemos cuentas , suenan más cuñas que canciones ) alfin y al cabo el internet es la vitrina musical más grande que existe. la radio debe ofrecer algo diferente y la clave está en la interacción con el oyente , la inclusión, brindar el espacio para que el oyente opine de verdad , y de paso, crear cultura . Tú lo haces con tu estilo y eso es fabuloso .

    Reply
  • Vladimir Romero 3 octubre, 2018 at 7:08 am

    Hola, muy buen día! Excelente tu punto de vista me fascinó tu carta así como escucharte en la radio por estos días. Llevo poco tiempo en el país soy una persona ya de 40 años amante de la radio y la buena música y te digo con toda honestidad que jamás escuche una emisora tan buena y equilibrada por lo menos como oyente lo que percibo. Se que Desafortunadamente en todo trabajo hay este tipo de problemas y no se solucionan por que pocos levantan la mano para dar su opinión. TE FELICITO POR ELLO!!! No me queda nada más por decir sólo desearte la mejor de las suertes en todos tus proyectos y felicitarte por ser la persona que eres y ser tan buena Trabajadora Radial

    Reply
  • John F. 4 octubre, 2018 at 6:45 am

    Catalina, me identifico con lo escrito acá. Lamentablemente yo si vi la radio como sustento para mi hijo y para mi y un día tuve que dar un paso al costado.

    Alguna vez recibí un mensaje mostrando esas ganas de trabajar y hacer cosas importantes pero no se puedo hacer mucho. Hubieras sido un gran elemento de este proceso que lideré en ese momento.

    Abeazo

    Reply
  • Leslie Rodriguez 4 octubre, 2018 at 11:10 am

    “Siento mucho ser de esas personas que no pueden dejar que las cosas pasen y ya, si les soy muy sincera, a mí sí me gustaría cambiar el mundo, a mí sí me gustaría que nos fuera bien a todos, a mí sí me parece importante hablar y decir las cosas, puede que cambien, como puede que no, pero querer lo mejor y soñar en grande no me lo quita nadie.”

    Me encanta y vienen cosas grandes para ti.

    Reply
  • Johan Stiven Turmequé 4 octubre, 2018 at 12:24 pm

    Una de mis grandes pasiones, es escuchar la radio, hablada, juvenil, musical,cultural, religiosa.
    Hay que poner las cosas en orden. Cuando estas empezando en el medio, debes iniciar en una radio juvenil,cultural, si le va bien pasa a la radio hablada, allí realmente se demuestra su calidad.
    puede pasar estas cosas:

    1. Sera uno mas del montón sin trascender en sus opiniones ni criterios.
    2. Si es guapo o guapa lo contrataran en otro medio de comunicación aunque no sean muy talentosos.
    3. Encontrara su campo radial, un estilo autentico y sera muy escuchado, leído y su reconocimiento sera por su talento y no por su belleza.
    Tú eres hermosa y talentosa como locutora y escritora,deberías dar el salto de calidad hacia la radio hablada,allí podrías demostrar tu talento y ser reconocida de una mejor manera.
    Un gran saludo para ti Cata.

    Reply
  • Alejandro Argaez 8 octubre, 2018 at 9:09 pm

    Nunca desfallezcas, eres una gran profesional y existen mejores emisoras, seguiré leyéndote, un abrazo!

    Reply
  • Alejandro Henao 8 octubre, 2018 at 9:53 pm

    Cada día encuentro más anacrónica la radio colombiana y, aunque tu voz es de las mejores que he escuchado en ese medio, entiendo las razones por las que no continúas. Si tanto te gusta la locución, ¿por qué no crear tu propio contenido en un podcast? ¿Sobre qué te gustaría hablar? Yo seguro lo oiría, en este país no hay mucho contenido pero estamos en proceso de crear cada vez más opciones. Un saludo.

    Reply
  • Lina Munar 10 octubre, 2018 at 8:52 pm

    En una revisada por instagram encontré que habías hecho un blog, me encanta, me gusta que los «Millenial» se arriesguen, escucho Radioacktiva hace mucho tiempo, allí te conocí, probablemente nadie sepa a ciencia cierta como es la vida de la voz que escuchamos en la radio, o del autor que leemos, o del artista que escuchamos, no sabemos como fueron sus golpes en la universidad, sus pasos para llegar al punto de encuentro, nadie lo sabe. Yo nunca respondo comentarios, pero esta es una excepción, una mujer joven con ganas de abrir nuevos caminos, que escribe para liberarse y quizás sin darse cuenta para liberar a otros, mi simple mensaje es para apoyarte, para darte ánimos, para que sepas que probablemente muchos leerán con prejuicios, otros con curiosidad, solo quiero que sepas que así la gente crece, gracias por esto, por escribir, por crear, por defender el medio, por ser humilde y por mostrarnos que siempre hay una manera buena y llena de esfuerzo para ganar, para crecer, para avanzar y como lo has dicho: Para cambiar el mundo.

    Reply
  • Martin 1 noviembre, 2018 at 11:57 am

    Cata la radio sin ti no es nada, animo que tu misma te has demostrado que puedes lograr lo que quieras

    Reply
  • jorge perez 15 noviembre, 2018 at 6:51 pm

    Cata me gustaria tener la oportunidad de volverte a escuchar en radioactiva. Ojala las cosas cambiaran y fueran mejores como tu planteas.

    Reply
  • Andrés Guerrero 25 noviembre, 2018 at 8:03 am

    Hola, ¿te has planteado hacer podcast?

    Reply

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *