DEJA DE ESPERAR A QUE LLEGUE EL LUNES

Publicado 27 mayo, 2019 Por Catalina Bernal

Si no se habían dado cuenta estamos a muy poco de iniciar la segunda mitad del 2019, sí, el tiempo se va tan rápido que ni nos damos cuenta, no es un cliché, es una realidad. Cuando me detengo a pensar en eso, no puedo describir la ansiedad y el desespero que siento, tiene que ver mucho con mi personalidad, a veces quiero todo ya, o cuando se me va la mano y me despierto tarde y no a la hora que debería, me da rabia esa sensación porque siento que perdí algo muy valioso para mí, tiempo.

Los lunes son esos estigmatizados días que generan un sufrimiento anticipado,  ¿no les pasa que están almorzando el domingo y ya están preocupados por lo que viene el lunes? Bueno, a mí me pasa, ahora con menos frecuencia, pero aún me pasa. Desde hace algún tiempo he tratado de darle la vuelta a esa teoría tormentosa sobre los lunes, trato de verlo como un nuevo comienzo y una nueva oportunidad, en serio trato.

Ese primer día de la semana también carga muchas veces con el resultado de la procrastinación de días pasados, cuando posponer es la salida, la entrada al siguiente día es como una patada en la cara, porque uno cree estar preparado pero no lo está y por el contrario, todas esas cosas que atrasamos se unen, nos agobian y terminamos odiando el lunes.

Muchas veces el lunes funciona como pretexto para retrasar nuestras metas y objetivos, ya que a veces pensamos desde el jueves: “ya casi es fin de semana, mejor empiezo el lunes” y así se va pasando el tiempo… Cuando hablo de metas y objetivos me refiero a cosas como empezar a hacer ejercicio, iniciar una alimentación más saludable, dejar de fumar, aprender un idioma o simplemente  hacer cosas que igual tenemos en mente y aplazamos, como llamar o escribirle a alguien que hemos extrañado, visitar a la familia, probar un nuevo look, no importa si son grandes o pequeñas cosas, a veces se quedan ahí y cuando nos damos cuenta pasan los días y hemos hecho poco o nada.

Entonces llega junio y ya sentimos que “se está acabando el año”, ya uno está pensando en 2020 porque este año no alcanzó, ese vicio de retrasar, posponer y alargar en función del tiempo nos está quitando la oportunidad hacer realidad cosas que están a nuestro alcance pero nuestro cerebro nos juega una mala pasada.

Seguramente si nos detenemos a pensar en este momento en todo lo que teníamos planeado para este año, es muy probable que gran parte de esos planes no se hayan concretado al día de hoy, claro, hay proyectos y planes que toman tiempo, pero, ¿estamos haciendo algo para que sucedan?

Está muy de moda el tema de emprendimiento, motivación, cumplir sueños e ir por ellos, pero no es tan fácil, porque la mente es muy poderosa y muchas veces nos domina y ahí es cuando caemos en el círculo vicioso de esperar a que llegue el lunes o pensar en empezar el siguiente año y así todas las semanas y los años… Para mí cumplir una o varias metas va más allá de la motivación, quienes lo logran es porque tienen más ganas que el resto, porque trabajan más que el resto, porque realmente lo quieren y lo desean más que el resto.

Ese nuevo negocio que tenemos en mente está esperando por nosotros, ese viaje soñado que siempre hemos querido hacer está esperando por nosotros, esa búsqueda de un nuevo y mejor trabajo también está a la espera, ese libro que compramos y no hemos leído sigue ahí esperando, todo eso que tengan en mente aún está a la espera, pero calma, aún hay tiempo. 

La semana pasada mientras buscaba algo en mi casa, encontré sobre una mesa un libro que se titula “¿Qué harías si no tuvieras miedo?” de Borja Vilaseca; hasta ese momento no conocía la existencia de ese libro ni del autor y la verdad el título me perturbó un poco, porque paré a pensar qué respondería a esa pregunta ¡Y son muchas cosas!

Averigüé un poco sobre el autor de este libro, es un periodista español con una historia de vida muy interesante que registra en su web, hasta este preciso momento eso es lo que sé sobre él y uno de sus libros, no lo he abierto, no he leído el primer renglón, sólo tengo esa pregunta en mi mente desde que encontré ese libro por casualidad en mi casa.

Creo firmemente que el esperar al lunes o al siguiente año, es el resultado de la gran cantidad de miedos que nos rodean y se apoderan de nosotros. No estoy diciendo que debemos salir ahora mismo, luchar contra todo , salvar y cambiar el mundo, suena un poco utópico la verdad, pero sí hay que preguntarnos si eso que estamos haciendo en este preciso momento, contribuye a lo que queremos realmente para nuestras vidas.

Sé que los comienzos no son fáciles, tomar una decisión tampoco lo es, cambiar es aún más complejo pero no es imposible. A veces me siento bombardeada por este tipo de temas y “tendencias” pero al final creo que hay muchas personas en busca de una dirección, ayuda, señal o respuesta y es ahí cuanto un libro, una historia, una frase o una experiencia te cambian la vida.

Desde luego no puedo hablar de este tema poniéndome como ejemplo, de hecho es hasta hace muy poco que siento que me enfrento a mis miedos e inseguridades, hasta hace muy poco los reconozco, hasta hace muy poco sé dónde se alojan y hasta hace muy poco acepté que tenía que enfrentarlos.

Comparto con ustedes este tipo de pensamientos porque sé que muchos andan en las mismas, sé que muchos son del clan “el lunes empiezo”, “el lunes lo hago”, “ya toca el otro año”. ¿En serio? ¿En serio nuestros sueños merecen esa espera? ¿Qué harían si no tuvieran miedo? Me gustaría leer sus historias.

Cata B.

3 Comments

  • Iván Ortega 27 mayo, 2019 at 11:48 pm

    Me levantaria cada dia con mejor actitud …agradeciendo cada cosa q tengo ..en este momento de mi vida estoy sin trabajo ..y mi sitúa ..ps ha sido un poco compleja ..realmente tengo miedo de q pase más tiempo y no logré cumplir tan siquiera mis metas más cercanas .más pequeñas …sino tuviese este temor ..viajaría …es algo q me mata …conocer …conocer …cultura ..paisajes ..historia …personas

    Reply
  • Edwin Rodríguez 28 mayo, 2019 at 3:22 am

    Hermoso todo lo que escribes
    Y me pasa exactamente lo mismo con los lunes y con los años tiendo a posponer los sueños

    Reply
  • CRISTIAN SÁNCHEZ 30 mayo, 2019 at 2:42 am

    Hola Cata querida… Pues así como tú te tomas el tiempo y el corazón para escribir, yoe tomaré el tiempo para responder de manera breve y comentar, tocas temas muy importantes, pero todo relacionado al tiempo, o eso entendí. Hago un paréntesis para felicitarte y agradecerte por escribir cosas así, el mundo necesita más voces de esperanza, por ahí tengo ideas para hacer un blog y esas cosas, porque aunque sea nadar contra corriente, sembrar intentar «despertar» a la gente vale toda la pena del mundo y me gusta que hablas de manera relajada, sin tanto pero o tecnicismos y eso, la tienes clara en que en comunicación muchas veces menos es más. Ahora sí: Yo digo lo siguiente y creo que te lo contaba en un comentario de un texto tuyo anterior, has notado que la gente pareciera que quiere morirse rápido?,no ven la hora de que sea viernes, que sea vacaciones, mitad de año y demás, otra cosa, el perder el tiempo y procastinar tanto, sabes pienso a que se debe también? Al exceso de información y de distracción, antes se decía que el que tenía la información tenía el poder, pero ahora no tiene el poder el que tiene la información, porque la información está en cualquier sitio, y los súper héroes no están en todo lado, ahora tiene el poder el que sabe SELECCIONAR FILTRAR Y USAR LA INFORMACIÓN, vivimos sobre estimulados, tanta cosa hace que casi nos olvidemos, de lo que hacemos, lo que queremos y casi que lo que sentimos.

    Suena cliché pero una de mis filosofías es que detrás de muchas cosas denominadas cliché, están grandes claves de la vida, como la típica de si quieres cosas distintas no hagas lo mismo, suena tan pendejo, pero más pendejo es uno que sigue en las mismas, pienso yo que suena cliché pero TODO EMPIEZA ADENTRO, EN NUESTRO INTERIOR, por ejemplo, escribir en Word «corason» y darle imprimir, como saldrá? Pues «corason», pero resulta que te impacientas reniegas y hasta pones una hoja de oro a la impresora, pero ese error hace que semejante palabra tan linda, se vea algo fea, y puedes imprimir mil veces, y pedirle a los dioses y pelear con la vida de porque si das lo mejor de ti (una impresora láser, tinta de la mejor calidad, y hojas con bordes de oro), no tienes el resultado que quieres, y sin tan solo supieras que solo cambiar una S por una Z, pero no en la hoja intentando sobre escribir sino en el computador, todo sería distinto… Sé que me cogiste la idea jeje, todo empieza en el interior; cosa que también por el exceso de información y estímulos de hoy día, hace cada ves menos frecuente que le gente busque ahí donde debe buscar, EN EL INTERIOR.

    Hay una película que llama el precio delañana, la verdad no la he visto pero se que existe tengo idea de qué trata, y creo que para el tema que tocas cae como anillo al dedo.

    Hay un tipo que llama Jürgen Klaric, es un mexicano y el man es para mí, el tipo másas teso en habla hispana en temas de la mente, su funcionamiento y tooodo ese rollo, tiene una conferencia, bueno muchas pero una en especial que se llama tour de neurocodificacion está como por capítulos, voy a ver si puedo copiarte el enlace acá, y si no la has visto, te la recomiendo de sobre manera, es mis maestros a distancia favoritos, todo lo de la mente, la vida, y el ser y sus combinaciones, ese tipo es el crack en el tema, mira esa serie por decirle de algún modo toda seguida en modo esponja, así como cuando ves tus contenidos multimedias sin interrupciones en modos esponja con el corazón abierto, y estoy seguro que algo te gustará y te quedará para toda la vida.

    https://www.youtube.com/playlist?list=PLiJNeiBK3kFZTGwU4Wed9LJaVkSvjiWUh

    Por último (siempre digo que comentaré de manera breve y creo que termino escribiendo más que tú en el ensayo) quiero que sí no lo conoces, leas un libro que ese si te volará la tapa, se llama «¿Quien te llorara cuando mueras?» del autor Robin Sharma, es súper corto,pero vale cada segundo la leída. Tengo más pero de acuerdo a lo que hables te comento otros títulos.

    Y ya ahora sí paga terminar «de adeveras» en respuesta a que haría si no tuviera miedo? … Wow.. me llegó esa pregunta, (Vi que día en un vídeo, hay preguntas que es mejor no hacerse porque duele la respuesta), pero al son de la canción Please Forgive Me de Bryan Adams, a las 2:00 AM y con algo de causa encima, mi respuesta sería: sino tuviera miedo perseguiria ese sueño de ser músico, de ser ese Rockstar que veo el los vídeos, que escucho en radioacktiva, me amarraria los pantalones y mis botas y tomaría a Pandora (mi guitarra) y tocaría los pocos acordes que se, y cantaría lo mejor que pueda aunque no tenga la gran voz, y subiría a redes el vídeo, así se burlen o digan lo que digan, empezaría a ser una nueva leyenda en el rock, ya que se nos están muriendo los que quedan, escucharía mi corazón como dice Metallica, y al precio que sea, al menos lo intentaría, y no preguntes porque algo me dice que la rompería, si no tuviera miedo escribiría blogs como lo haces tú, con esa dosis de esperanza y luz para la gente que está sin esperanza y sin rumbo y peor aún llenas de miedo, si yo no tuviera miedo Cata, palabras más, palabras menos dejaría de buscarle tanto sentido a la vida, y empezaría a sentir más la vida, pensaría menos y haría más, y sentiría más todavía, si no tuviera miedo, le pondría más huevos a vivir…. Gracias por leerme, gracias por tus escritos, gracias por existir… Gracias…
    Con la mejor energía @criscasago

    Reply

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *