PENSAMIENTOS CUARENTENÍSTICOS

Publicado 25 julio, 2020 Por Catalina Bernal

La última vez que publiqué algo en esta web llevaba 25 días de cuarentena, aún conservaba mi trabajo, no me sentía tan agobiada y, probablemente, encontraba un poco más de claridad en mi pensamientos. No estoy segura si era así porque no he querido leer lo que escribí en ese entonces, sólo lo estoy suponiendo. Hoy, 25 de julio de 2020 a los ciento no sé cuántos días de cuarentena, las cosas han cambiado.

Encuentro en la escritura cierta paz, he escrito bastante en estos meses de confinamiento pero no me he atrevido a publicar nada de lo que he relatado con palabras en unos cuantos documentos. Han sido meses de muchos cambios, de muchos sentimientos, sensaciones, pensamientos y demás. Mis emociones han fluctuado tanto y a un punto tan extremo que hoy me pregunto cómo es que he logrado atravesar todo esto.

Nadie estaba preparado para todo lo que nos pasa por estos días, nadie esperaba perderlo todo, nadie esperaba quedarse atrapado en un lugar que no fuera su casa, nadie esperaba dejar de ver a sus seres queridos por mucho tiempo, nadie esperaba muchas cosas de las que han sucedido pero aún contra todo eso, aquí estamos, a medias, medio rotos o rotos, otros mejor, otros igual que antes, pero aquí estamos.

En mis mejores días de la cuarentena he sido productiva, he tenido nuevas ideas, me he dedicado a mi empresa, a leer mucho de lo que me gusta, a descubrir canciones, a descubrirme a mí, a mirar los colores del cielo, a estrenarme lo que guardaba para ocasiones que nunca llegaron, a cuestionarme pero también a responderme , a alejarme de lo que sentía que me hacía daño, a cocinar lo que más me gusta, a dedicar días enteros sólo a dormir, a ver series y películas que estaban pendientes por la “falta de tiempo”, he meditado mucho, me he dedicado a mí, mucho a mí.

He pasado de sentirme muy feliz a sentirme muy triste y agobiada, he pasado de querer comer mucho a no tener apetito, he querido rendirme pero también he querido triunfar, he llorado mucho y en días mejores he sonreído más. He atravesado por muy malos momentos de salud que jamás imaginé experimentar por lo cual he pasado por mucho dolor, físico dolor. He querido mandar todo a la mierda, cerrar mis redes sociales, cambiarme el nombre, irme del país y desaparecer y luego siento la necesidad de hacer algo para ayudar o por lo menos acompañar a otros y entre esos dos sentimientos he hallado cierto equilibrio.

No veo noticieros pero una que otra vez leo noticias, trato de no llenarme de información y sobre todo, información distorsionada que literalmente me distorsiona a mí. Suelo estar en contacto con mi familia y amigos y creo firmemente que esa ha sido la base que ha evitado el derrumbamiento. Sin duda son tiempos difíciles que nos han puesto a prueba, contra la pared, desafiantes, dramáticos pero también reflexivos, en ocasiones creativos, ingeniosos, sorprendentes y reveladores.

Durante este tiempo también he logrado entender que está bien sentir lo que siento y que sin importar el contexto todos pasamos por malos momentos porque sinceramente, a veces no me permitía ningún sentimiento de tristeza o desesperación por pensar que otros seguramente la están pasando realmente mal y que lo que yo hacía era “sufrir” innecesariamente teniéndolo todo y eso de por sí ya me generaba más conflicto.

Entiendo y soy consciente de las situaciones tan aterradoras que se viven allá afuera, me conmueven hasta lo más profundo y claro, reflexiono y me doy cuenta de lo afortunada que soy y agradezco. Pero también me permito sentir lo que me manifiesta el alma para de esta forma liberarlo, sentirme bien y seguir, porque lo único que conseguí conteniéndome fue hacer crecer una bola de emociones que al final ha explotado de la peor forma.

No es la certeza lo que más está presente por estos tiempos y es eso lo que al final taladra mi mente. Aunque antes tampoco nada era cien por ciento certero para mí, ahora sí que he tenido que lidiar con el hecho de sentirme en un avión que no puedo pilotear y al que se le está acabando el combustible y no sabe cómo ni dónde va a aterrizar.

Al volver a leer lo que escribo se entiende como algo muy dramático y aterrador pero como se ve en el título estos son sólo pensamientos, varios, vagos y cambiantes. Esta situación como todas pasará… también sé que tengo el poder de decidir lo que quiero para mi vida y sobre todo cómo lo quiero, sólo que a veces ese control de la vida se me pierde o simplemente lo tengo al frente y mi desasosiego no me deja verlo, sentirlo ni encontrarlo.

Hoy sábado decidí prepararme un desayuno delicioso, con las cosas que más me gustan (pancakes, muchos pancakes), quedarme en la cama un rato más de lo normal, volver a tomar una siesta después del desayuno, luego he abierto el computador y aquí estoy, compartiendo unas cuantas cosas con quienes me leen desde mi cama. A veces no me siento capaz de brindarle unas palabras de apoyo y aliento a otros porque ni yo misma logro decírmelas a mí, pero sé y creo que vendrán tiempos mejores, tomen el tiempo que tomen, volverán.

CATALINA.

9 Comments

  • Natalia 25 julio, 2020 at 6:29 pm

    Gracias por tus palabras Cata me senti muy identificada,ya vendrán tiempos mejores saludos 🙂

    Reply
  • Catalina Fonseca 25 julio, 2020 at 7:28 pm

    Me gusta mucho leer tu blog, de alguna manera siento como si fuese una interesante conversación de una tarde de café y tortas.
    Justo al comenzar la pandemia había dado un paso adelante con mi depresión, la acepté y había empezado formalmente un «tratamiento». Así que puedes imaginarte cómo todo esto comenzó para mí, finalmente, he podido convivir con demasiadas situaciones extremas y cambios bruscos, debí cerrar mi local, un hermoso café lleno de tortas; pero no todo es malo, tal vez nada ha sido malo, ha raíz de todo esto he sentido los lazos fuertes que tengo con mi familia y pareja, lazos q siempre quise ignorar por mi «independencia»…. Sin alargarme tanto en la historia, quisiera decir que entender que TODOS estamos pasando por una época «anormal», curiosamente nos alienta y despierta un sentido de solidaridad, así que estamos todos juntos en esto! 🙃

    Reply
  • Andrei 25 julio, 2020 at 7:38 pm

    Cata,

    Creo que todos hemos tenido esos mismos pensamientos en mayor o menor medida, debido a que ninguno estuvo, está o estará preparado para un tiempo como este pero recuerda que vendrán tiempos mejores.

    Siempre ten presente que tienes gente cerca que te quiere y que son tu apoyo y aunque a veces la incertidumbre llega, ellos estarán para ti

    Me encanta leerte, un abrazo

    Reply
  • Santiago 25 julio, 2020 at 8:35 pm

    Mucha tranquilidad le debe haber traído escribir estos pensamientos, este escenario ha trastocado la forma en la que muchos concebimos la vida, y realizar ejercicios tipo catarsis como el que usted plantea, son más que sanos y válidos. Saludos.

    Reply
  • Michael 25 julio, 2020 at 9:51 pm

    Gracias Catalina, sirve mucho leer que alguien más pasa por esta vorágine de pensamientos y sentimientos,incluso parece que este tiempo en aislamiento fuera el botón que nos desata por dentro, tanto que nos agota y nos quema la incertidumbre que nos deja; pero bueno, irónicamente esa es la belleza de la vida.

    Reply
  • Carlos 26 julio, 2020 at 12:06 am

    Hola Cata, recibiendo la invitación a leer tu editorial pasé por aquí por curiosidad,,,
    Désde hace unos meses atrás más exactamente desde el 2019 cuando entré en éste mundo de redes sociales (cosa que nó me gusta mucho, sólo por información de cultura é interés general) el sistema de éstas páginas me llevó a tus perfiles, no te asustes pero a uno como hombre obviamente le impacta la carita bonita de una mujer, y éso precisamente me pasó contigo. Es natural ó nó?

    Ahora bien, te busqué en la web y me dí cuenta de que éras una persona famosa, dj de una emisora de radio, etc… Me volví fan tuyo como si fueras Angelina Jolie y empezé a seguirte, aunque no me ha ido nada bien a la hora de responder a alguna publicación tuya por éste medio.

    A pesar de que eres dueña de una gran belleza tú carácter y pensamientos lo desconcentran a uno y no me cabe en la cabeza cómo una mujer tan linda y joven con toda una vida por delante se vea y se sienta tan triste y melancólica como tú dices «teniéndolo todo».

    Todos tenemos ó hemos tenido problemas alguna vez en nuestras vidas quizás unas personas los han tenido peores que otras pero no es óbice para derrumbarnos y caer en una depresión eterna porque éso puede terminar muy mal, en el peor de los casos en suicidio.

    Saber de que todo tiene solución menos la muerte, y ver la vida de la manera más colorida posible, levantarte por las mañanas y ver el cielo azul, saliendo el sol, escuchar el canto de los pájaros, respirar aire y verte con vida y saludable son cosas que aun no tienen precio.

    Así que te invito Cata a vivir la vida como dice Coldplay, a disfrutar cada segundo como si fuera el último, a soñar y a trabajar por ésos sueños, ÁNIMO CATA! no te deprimas, no estás sola porque ante todo está Díos que está a tú lado, está tú familia, y gente que aunque no conozcas estamos mandandote las mejores energías.

    Haz la prueba y cambia de música, un merengue, una cumbia, una salsa de la brava, algo que escuches y no te deprima aún más sino que te invite a cantar a todo pulmón, a bailar, a saltar encima del sofá, etc…

    Vístete de colores alegres, ríete y diviértete aunque estés sola (más vale es estar sola que mal acompañada).

    Cómete al mundo y demuestrale de qué clase de mujer berraca estás hecha, aunque pienses que todo el mundo es malo y que te van a hacer algún daño, no siempre puede ser así, muchas veces sin saberlo los que más nos hacen daño son las personas más cercanas a nosotros como ‘amigos’ ó ‘familiares’.

    No soy tu amigo ni me conoces por éso no respondes los comentarios por motivos de desconfianza, sólo te lo digo como un individuo más, no me gusta verte triste ni hablar de ésa manera, no te daré like cuando escribas éste tipo de pensamientos melancólicos que terminan es haciedo daño al mismo lector, quiero verte una sonrisa haciendo juego con ésos hermosos ojitos azules y tú cabellera de leona, quiero que seas feliz y nos contagies de ésa felicidad, nó verte triste y contagiarnos de tu tristeza.

    ÁNIMO CATA 😃

    Reply
  • Tatiana Romero 26 julio, 2020 at 2:51 pm

    Leerte es cosa de otro mundo, gracias Cata por compartir tus pensamientos con todos nosotros. ❤️

    Reply
  • Juan suaxa 27 julio, 2020 at 7:04 pm

    Animo china… Lo peor que podemos hacer es preocuparnos por algo que tiene solución. Muchos estamos como tu, me identifico contigo hermosa SAGITARIANA!

    Reply
  • David C 30 julio, 2020 at 6:36 am

    Creo que me pasó algo de que dices, como que de tantas cosas que uno pospone y deja de hacer por «falta de tiempo», no me daba el espacio para leer un blog o como se sienten las personas en situaciones similares a la mía, normalmente las dejaba a la mitad o me comía partes o así… Pero bueno, es reconfortante saber que no soy el único que se siente así, y que tu Cata, te sientes más real que muchas otras personas compartiendo el como se sienten…
    Además como no leer un blog de alguien que escucha radiohead un viernes por la tarde.

    Reply

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *